Mejorar el aislamiento térmico de los edificios por el exterior

Actualmente, las administraciones públicas ofrecen importantes ayudas económicas a aquellas personas que acometan obras encaminadas a reducir el consumo energético de los edificios.

Una de las maneras de conseguir este objetivo es la mejora del aislamiento térmico del edificio. En los últimos años, está cobrando un gran auge la instalación de aislamiento térmico por el exterior del edificio.

TECNICAS DE AISLAMIENTO TERMICO EXTERIOR EN EDIFICIOS

Aislamiento térmico exteriorLa técnica más habitual consiste en adherir planchas rígidas de aislamiento térmico, normalmente de poliestireno expandido o extruido, o bien lanas minerales, directamente sobre la fachada del edificio, para posteriormente aplicar un enfoscado sobre la misma, previa aplicación de resinas de adherencia y armado del mismo con malla de fibra de vidrio.

Con esta técnica conseguimos el aislamiento térmico exterior del edificio sin perder espacio por el interior del mismo.

Una de las principales ventajas que ofrece este sistema frente a la instalación del aislamiento por el interior del edificio o mediante inyectado de cámaras de aire es que conseguiremos eliminar muchos puentes térmicos (zonas de la fachada donde no hay aislamiento, o éste se ve reducido) habituales en los edificios, tales como puedan ser frentes de forjados, encuentros con pilares, hornacinas de radiadores bajo las ventanas o laterales de huecos.

El principal inconveniente consiste en la necesidad de instalación de andamios, lo que supone un sobrecoste a la actuación, así como la necesidad de que la actuación se realice en la totalidad del edificio, lo que supone la aprobación por parte de la comunidad de propietarios en junta.

En el mercado existen numerosas patentes de este sistema, pero básicamente cuenta con los siguientes elementos:

  • Un mortero adhesivo para fijación de las planchas de aislamiento térmico.
  • El aislamiento, que suelen ser paneles rígidos de poliestireno o lana mineral, en diferentes espesores (entre 50 y 200 mm).
  • Fijaciones de plástico para asegurar mecánicamente las planchas de aislamiento.
  • Sobre el aislamiento se aplica sucesivamente un mortero base, una malla de refuerzo, una imprimación y el acabado decorativo final.
  • En las esquinas y puntos de remate se suelen disponer perfiles de refuerzo.

De forma previa a la ejecución del sistema es necesario proceder a la preparación de la superficie soporte si ésta se encuentra deteriorada y al desmontaje de todo tipo de elementos fijados a la fachada, como puedan ser aires acondicionados, cableados, tuberías, carteles, etc…de forma que se pueda aplicar el aislamiento térmico de forma contínua y homogénea. Al finalizar la obra, volverán a reponerse todos los elementos desmontados.

Esta actuación supone un notable incremento de la eficiencia energética del edificio, el cual repercutirá inmediantamente en la factura eléctrica o de gas de sus habitantes. Para optimizar la inversión, aconsejamos disponer siempre el mayor espesor de aislamiento posible.

Colocar el aislamiento por el exterior evita además el riesgo de sufrir condensaciones en el interior del edificio que sí va asociado a las actuaciones de aislamiento por el interior del edificio.

Como siempre, os invitamos a usar la sección de comentarios para exponer cualquier duda que tengáis con relación al tema aquí tratado. Intentaremos responderos lo antes posible.

Si este enlace te ha interesado, te puede interesar también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.