Demolicion de edificio que causa daños en edificios colindantes

Nunca serán suficientes los medios que podamos disponer para asegurar la estabilidad y protección de un edificio colindante a una demolición. Será necesario un estudio previo de las construcciones para verificar hasta qué punto son independientes y asegurarnos de que en los aspectos que no lo sean habremos de separarlas sin ocasionar daños.

Pueden existir estructuras comunes, vigas pasantes, cimentaciones, etc...en las que no es posible la demolición de una parte sin que ello afecte a la otra. Más frecuentemente existirán elementos incrustados en ambos edificios que no podrán ser arrancados y requerirán de un corte más cuidadoso en la demolición. En todo caso, será necesario demoler por medios manuales las zonas más cercanas al edificio colindante de modo que se puedan apreciar mejor las implicaciones que van teniendo los trabajos.

Si embargo, en ocasiones el colindante presenta numerosas deficiencias por sí mismo que la desaparición de nuestro edificio evidencia y agrava precipitando el avance de unos daños que ya existían. Lo importante en estos casos es que se trata de daños que ya existían previamente, que se aceleran con la demolición del edificio colindante. Al respecto, existen varias sentencias que exoneran de responsabilidad a los agentes que intervienen en la demolición del edificio si demuestran documentalmente que el colindante ya presentaba varios daños.

Como siempre, os animamos a que expongais cualquier duda relativa a este tema en la sección de comentarios. Intentaremos darle respuesta lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.