Plan de Rehabilitación Integral de Castilla y León

El pasado 9 de febrero de 2012 fue aprobado el Plan de Rehabilitación Integral de Castilla y León.  Este documento pretende fijar los principios y objetivos de rehabilitación integral en Castilla y León, plantear estrategias de actuación y programas así como herramientas de valoración de las propuestas de nuevas áreas de rehabilitación integral (ARI) y renovación urbana (ARU).

El PRICyL pretende ser el cauce para la toma de decisiones sobre rehabilitación, estudiando en profundidad las potenciales Áreas de Rehabilitación Integral y de Renovación Urbana. Al respecto, se han aplicado los siguientes criterios:

  1. Puesta en valor del patrimonio cultural. La riqueza y la diversidad del patrimonio inmobiliario de Castilla y León es uno de los factores que singularizan y cualifican su territorio, tanto en las ciudades como en el medio rural.
  2. Apoyo al medio rural. El PRICyL se adecua a las características del medio rural de Castilla y León -baja densidad, envejecimiento, dispersión geográfica y administrativa, carencias en infraestructuras...-que le sitúan en desventaja frente al medio urbano.
  3. Mención especial a los corredores prioritarios en Castilla y León. En el PRICyL se contempla un apoyo especial al Camino de Santiago, el Corredor del Duero, la Calzada de la Plata y el Canal de Castilla.
  4. Atención a los barrios más desfavorecidos de nuestras ciudades. Estos barrios acumulan factores que se refuerzan entre sí -bajo nivel educativo, alto desempleo, escasos recursos. En muchos casos las viviendas son inadecuadas o incluso infraviviendas, especialmente en cascos antiguos y zonas periurbanas. En algún caso se concentra población inmigrante con dificultades de integración. Si no se promueven actuaciones para mejorar sus estructuras socio-económicas, los barrios desfavorecidos corren riesgo de degradación.

En el siguiente enlace se puede consultar su contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.