El estándar Passivhaus es un planteamiento constructivo que pretende obtener edificios con una demanda energética muy baja; tan baja que el objetivo real es conseguir que el edificio alcance el confort térmico solo a través del calentamiento o enfriamiento del aire introducido para la ventilación, siendo este caudal de aire es el mínimo necesario para mantener una buena calidad higiénica de los espacios interiores.

passivhaus

Es decir, los edificios pasivos o Passivhaus pretenden llevar la eficiencia energética al extremo, mediante el cuidado de la orientación, de la envolvente del edificio y aprovechando al máximo la energía del sol.

Los principios básicos de las casas pasivas son:

  • Diseño del edificio enfocado a controlar al máximo las ganancias y pérdidas térmicas, mediante una orientación adecuada, tamaño y ubicación de los huecos, uso de protecciones solares y todo tipo de estratgias de arquitectura pasivas que el proyectista pueda emplear.
  • Excelente aislamiento térmico en toda la envolvente del edificio, con espesores que doblan o triplican los habitualmente empleados en nuestro país.
  • Ventanas y puertas de altas prestaciones. En el estándar passivhaus es habitual el empleo de carpinterías con doble junta de estanquidad y vidrios triples bajo emisivos que a veces incorporan gases nobles en las cámaras.
  • Eliminación de los puentes térmicos, de forma que el aislamiento de la envolvente sea homogéneo, sin puntos débiles.
  • Control de las infiltraciones de aire, que suponen una pérdida energética adicional. Los edificios passivhaus son muy herméticos.
  • Ventilación mecánica con recuperación de calor. La ventilación asegura la calidad del aire interior, evitando mediante el recuperador de calor muchas de las pérdidas energéticas que la ventilación habitual supone.
  • Optimización de las ganancias solares y del calor interior, aprovechando las ganancias térmicas generadas en el interior del edificio por personas, electrodomésticas e iluminación, y protegiéndose en verano de la excesiva radiación solar.

Para todo ello es fundamental la modelización energética durante la fase de proyecto, a fin de garantizar el cumplimiento de los valores objetivos de demanda energética del edificio una vez finalizada su construcción.

Estos valores exigidos son:

  • Demanda energética de calefacción           < 15 kWh/ m² a.
  • Demanda energética de refrigeración        < 15 kWh/ m² a.
  • Consumo de energía primaria                      < 120 kWh/ m² a.
  • Una estanqueidad de                                       n50<0,6/h.

Un matiz importante es que el estándard Passivhaus no indica con qué fuentes conseguir la poca energía necesaria para los edificios, aunque es evidente que lo lógico sería apostar por fuentes de energía renovables: placas solares, geotermia, etc…

Al respecto de todo  lo anterior, es interesante destacar que según la directiva europea 2010/31/UE de 19 de mayo de 2010, a partir del año 2021 todos los edificios nuevos que se construyan deberán ser edificios de consumo de energía casi nulo, entendiendo por tal:

Edificio con un nivel de eficiencia energética muy alto, que se determinará de conformidad con el anexo I. La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno;

Queda claro por tanto la importancia que tiene la oportuna implantación de estos criterios de construcción pasiva, aunque sea de forma gradual, ya que en el futuro, no será posible hacerlo de otro modo.

¿QUIERES CONSULTARNOS ALGO?

  • Si deseas aclarar o comentar cualquier aspecto del artículo anterior, puedes usar la sección de comentarios del blog.
  • Si deseas realizarnos una consulta sobre un caso concreto, puedes usar nuestro servicio de consultoría on-line.
  • Si piensas que podemos trabajar junto, contacta con nosotros para explicarnos tus necesidades y solicitar un presupuesto.