Las fachadas de ladrillo visto son uno de los tipos de fachada más abundantes en nuestras ciudades, por lo que resulta importante conocer las lesiones más frecuentes que les suelen afectar, con el objeto de ayudar a su conservación y mantenimiento.

Tradicionalmente, su uso más extendido ha sido en muros resistentes, y durante muchos años ha sido considerado, en edificación, como un material destinado a ser revestido posteriormente. Hay que llegar al siglo XIX para aceptar de forma definitiva al ladrillo como material de fachada a la vista, y especialmente a partir de la segunda mitad de este siglo en que, gracias a la incorporación de la industria en la producción de ladrillos, permite obtener una material muy resistente a la intemperie que facilita su aceptación definitiva para los acabados de las fachadas urbanas.

 

Lesiones fachadas ladrillo

Podemos distinguir tres tipos de fachadas claramente distintas:

  • Muros portantes de ladrillo macizo: Se corresponde con edificaciones anteriores a 1860. Pueden aparecer también con posterioridad a esa fecha, aunque son más escasos. Suelen tener un espesor mínimo de 2 pies y están recibidos con mortero de cal.
  • Muros frenteados de ladrillo fino: Aparecen en la segunda mitad del s. XIX y se utilizan hasta el primer tercio del s. XX. Son una continuación de los muros de carga de ladrillo macizo, pero ahora mejorados en su aspecto exterior gracias a los ladrillos industriales prensados. El muro está compuesto por dos hojas que se construyen simultáneamente, una interior de carga, de ladrillo macizo de tejar, con un espesor mínimo de 1½ pies, y una exterior de ½ pie de ladrillo prensado, trabada con la interior mediante llaves del propio ladrillo, en la que se suelen llevar a cabo dibujos geométricos a base de disposiciones relativas de los ladrillos,  sobre todo para molduras, embocaduras de huecos, aleros, etc.
  • Paredes no portantes de ladrillo: Es la solución más extendida actualmente. Aparece cuando se generalizan las estructuras porticadas a partir de 1930, con las metálicas, y de 1945 con las de hormigón armado.

En efecto, la solución de ladrillo visto en las fachadas es muy aceptada y se busca a pesar de que ya no se necesite el muro portante. Entonces aparece el muro de cerramiento apoyado en los elementos horizontales de la estructura porticada. Las primeras soluciones se resuelven con una pared de 1 pie de espesor y más adelante, a partir de 1960, se generalizan las de ½ pie de espesor.

Lesiones más corrientes en fachadas de ladrillo visto

Vamos a agrupar las lesiones más habituales que sufren las fachadas de ladrillo visto en tres grandes grupos atendiendo al origen de las mismas. Así tendríamos las lesiones de origen físico, las lesiones de origen mecánico y las lesiones de origen químico.

LESIONES DE ORIGEN FÍSICO

1.- HUMEDADES

Debemos considerar las cuatro más habituales:

1.A. De capilaridad

Aparecen en el arranque de las fachadas, en su encuentro con el suelo. En estos casos la humedad proviene del agua presente en el subsuelo, ya sea de origen freático, del agua de lluvia, del agua de riego, o de la rotura de tuberías de saneamiento,

Este tipo de humedad suele hacer su aparición en terrenos húmedos y en fachadas hundidas u orientadas contra la pendiente del terreno natural.

1.B. De filtración

Comprende la filtración del agua de lluvia a través de los materiales que constituyen la fachada, y puede ser más o menos problemática en función de la zona pluviométrica en que se encuentre el edificio, la orientación de la fachada o su geometría.

Puede hacer su aparición en paños ciegos por filtración a través del ladrillo, del mortero o de las juntas entre ambos materiales, desde plataformas horizontales intermedias (molduras, balcones, vierteaguas, etc.) por retención del agua, desde la junta entre distintos elementos, por filtración por la junta constructiva, o a través de grietas existentes en la fachada.

1.C De condensación

Condensación provocada por el vapor de agua que cruza la fachada en su camino hacia el exterior. Resulta difícil su aparición en muros de gran espesor debido a la continuidad e inercia de la masa, sin embargo es corriente en las fachadas no portantes. Se puede ampliar la información acerca de este tipo de humedad en este otro artículo.

1.D. Accidental

Provocada por la rotura de tuberías que contienen agua.

2. SUCIEDAD

Prácticamente inevitables en fachadas urbanas, aunque en las de ladrillo son más difíciles de percibir debido a su color. Podemos distinguir dos variantes:

2.A. Por depósito

Debida a la adherencia de las partículas ensuciantes, bien por gravedad o por efectos foréticos. Mayor, cuanto más protegida está la fachada o la zona de la misma en donde aparece: centro y partes inferiores. También la encontramos en planos ejecutados con ladrillo colocado a sardinel.

2.B. Por lavado diferencial

Son los churretes sucios y limpios que se forman como consecuencia de una escorrentía de agua concentrada, especialmente en vierteaguas y molduras. Pueden quedar disimulados gracias a la textura de la fábrica de ladrillo.

3. EROSION METEOROLOGICA

Pérdida de integridad del ladrillo o del mortero debido a los fenómenos meteorológicos, especialmente la lluvia y la helada. Depende de la porosidad del ladrillo y del mortero, de su resistencia a la helada, y de la climatología propia del lugar en que se encuentren.

LESIONES DE ORIGEN MECÁNICO

1. DEFORMACIONES

Cualquiera de las siguientes, debidas a fuerzas externas, o fuerzas propias producidas por la dilatación/contracción de la fachada. Consisten básicamente en la aparición de desplomes, pandeos o alabeos.

2. GRIETAS

Roturas de todo el espesor del cerramiento, provocadas por fuerzas externas, o fuerzas propias debidas a la dilatación/contracción de la fachada

Pueden venir provocadas por asientos del terreno, flechas de borde de forjado en el caso de paredes no portantes, la acción de fuerzas verticales u horizontales sobre la fachada, o las debidas a la acción de dilataciones y contracciones en la fachada debidas a los cambios de temperatura a los que se expone la misma.

3. DESPRENDIMIENTOS

Es una lesión peligrosa ya que puede generar importantes daños personales o materiales al caer trozos de fachada al suelo. Es habitual en fachadas de ladrillo visto no portantes construidas con solo ½ pie de espesor. El desprendimiento suele originarse en las plaquetas de ladrillo que revisten el forjado, ya sea por falta de adherencia sobre el mismo o por una mala disposición constructiva que hace que parte del peso de la fachada superior cargue sobre este revestimiento, aplastándolo, deformándolo y finalmente provocando su caída.

También puede darse en paños ciegos en cualquier tipo de fachadas, debido a la pérdida de resistencia de ladrillos o morteros causada por una erosión avanzada de los mismos.

4. EROSION MECANICA

Pérdida de integridad del ladrillo o del mortero debido a impactos y rozamiento.

LESIONES DE ORIGEN QUÍMICO

Las que más afectan a las fachadas de ladrillo visto son:

1. EFLORESCENCIAS

Cristalización de sales solubles contenidas en los materiales de la propia fachada (ladrillo y mortero) o en los puntos por donde discurre el agua que las disuelve (terreno, cimentación, estructura, etc.). Puede aparecer en cualquier tipo de fachada y depende del contenido de sales solubles en los materiales y de la presencia de humedades.

2. OXIDACION Y CORROSION

De los elementos metálicos relacionados con la fachada, ya sea la cerrajería de fachada y, concretamente, los puntos de encuentro (patillas sin protección previa). La fachada se suele ver afectada con churretes de óxido, difíciles de eliminar.

3. ORGANISMOS

Asentamiento de animales, plantas y hongos sobre las fachadas, en partes húmedas de las mismas. Puede tratarse de animales, plantas, musgos, mohos, etc…

4. EROSION QUIMICA

Alteración de los morteros de junta (no suele afectar al ladrillo) por reacción de contaminantes ambientales (CO, SO2, etc.) con el árido del mismo. Es una lesión muy poco corriente.

¿QUIERES CONSULTARNOS ALGO?

  • Si deseas aclarar o comentar cualquier aspecto del artículo anterior, puedes usar la sección de comentarios del blog.
  • Si deseas realizarnos una consulta sobre un caso concreto, puedes usar nuestro servicio de consultoría on-line.
  • Si piensas que podemos trabajar junto, contacta con nosotros para explicarnos tus necesidades y solicitar un presupuesto.