Reparación de cubiertas de pizarra

Las cubiertas de los edificios, sean del tipo que sean (planas o inclinadas), y cualquiera que sea el material con que estén ejecutadas, sufren las inclemencias causadas por los agentes atmosféricos: radiación solar, altas temperaturas en verano, heladas en invierno, lluvia, nieve, viento y granizo.

De todos los materiales existentes en el mercado, la pizarra es uno de los más resistentes, dado su carácter pétreo. Sin embargo, su uso ha estado tradicionalmente limitado a aquellas zonas en las que había canteras en las proximidades. En la actualidad, la mejora de las comunicaciones ha facilitado el transporte de materiales, por lo que nos podemos encontrar este tipo de cubiertas en zonas alejadas de las canteras.

La pizarra es un material que se utiliza en cubiertas inclinadas, normalmente con pendientes entre 30º y 60º, funcionando por solape, de forma que las juntas entre placas estén cubierta por otras placas colocadas por encima, asegurando así la no entrada de agua. En este tipo de cubiertas, la estanqueidad se confiaba a la propia pizarra, sin ningún otro tipo de impermeabilización bajo las mismas.

Las placas de pizarra se colocan mediante puntas o ganchos de acero que se clavaban en una capa de yeso o bien en rastreles o tableros de madera. Los remates de cumbrera, limas y laterales se resolvían tradicionalmente con chapas de zinc, aunque en la actualidad se prefiere el uso de chapas de acero prelacado. Las tejas de pizarra se pueden colocar también en vertical para rematar hastiales o chimeneas.

Los principales problemas que puede presentar una cubierta de pizarra, cuando ya tiene cierta antigüedad (25-30 años) son:

  • Los ganchos de acero antiguos, sin protección, pueden encontrarse oxidados, lo que puede procar el desprendimiento de placas de pizarra.

  • La perfilería de remate de zinc se retuerce y deteriora, dejando zonas sin protección por donde puede haber filtraciones.

  • Las placas de pizarra pueden romperse por el tránsito del personal de mantenimiento de antenas, limpieza de chimeneas, etc…

  • Las filtraciones puntuales bajo las placas hace que el agua deteriore la base soporte de las mismas, degradando el yeso o la madera.

Cuando estos problemas empiezan a aparecer, es cuando empiezan a aparecer en las cubiertas soluciones poco adecuadas a los mismos, como placas incorrectamente colocadas, parches de tela asfáltica, sellados de silicona, pinturas de caucho sobre la pizarra, etc…

Cuando una cubierta ha llegado a este punto, suele ser necesario proceder a una reparación completa de la misma, siempre buscando conservar el mayor número posible de las piezas existentes para su posterior recolocación.

Esta obra implica:

  • El levantado completo de las placas de pizarra existentes.

  • La retirada de los ganchos y perfilería metálica antiguos.

  • Le reparación de los daños que pueda haber en el soporte, lo que puede implicar actuaciones puntuales en las zonas más degradadas o bien la reparación completa del mismo.

  • El actual código técnico obliga a cumplir ciertos valores de aislamiento térmico en los elementos de la envolvente del edificio en los que se actúe de forma integral, lo que nos lleva a la necesidad de incorporar aislamiento térmico en la cubierta. Esto se puede conseguir colocando un panel sandwich de madera, o bien colocando aislamiento térmico entre los rastreles de madera.

  • Si fuera necesario, colocar nueva lámina impermeable. Según el caso concreto, deberá estudiarse la posibilidad de colocarla por encima o por debajo del aislamiento térmico.

  • Recolocación de las placas de pizarra anteriormente levantadas, sustituyendo las que se encuentren deterioradas por nuevas piezas, y fijándolas con ganchos de acero galvanizado, que proporcionarán una durabilidad superior a los ganchos tradicionales.

  • Colocación de perfilería metálica de chapa de acero prelacado en los distintos puntos singulares de la cubierta: limas, laterales, cumbreras.

  • En su caso, reparación de puntos singulares como chimeneas o petos, y colocación de nuevos canalones.

Para ejecutar esta obra en condiciones de seguridad, será necesaria la colocación de andamios en todo el perímetro de la cubierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.