Cuando pensamos en una obra de construcción, lo primero que se nos viene a la cabeza es la obra de construcción de un edificio completo. Imaginamos un solar donde se encuentra el edificio en sus diferentes fases de ejecución, donde hay maquinaria pesada, una grúa de gran altura, y muchos trabajadores. Esto es lo que comúnmente conocemos como “obra mayor”, y, a pesar de sus diferentes variantes, todas tienen en común el hecho de que se ejecutan siguiendo las indicaciones de un proyecto técnico redactado previamente.

Obra mayor
Ejemplo de obra mayor. Construcción de nuevo edificio.

Sin embargo, existe otro tipo de obra de construcción, de mucho menor alcance que el anterior. Se trata de obras de escasa entidad técnica y que no afectan a elementos estructurales. Este tipo de obra de construcción puede consistir en la reforma de una vivienda, la reparación de una fachada, la impermeabilización de una cubierta o la sustitución de las bajantes de un edificio. Este tipo de obra es lo que comúnmente se conoce como “obra menor”.

A diferencia de las anteriores, este tipo de obras no requieren la redacción de un proyecto técnico como tal, lo que no quita para que los ayuntamientos suelan pedir memorias, informes, presupuestos o cualquier otro tipo de documentación técnica análoga que defina las obras que se pretenden ejecutar y que sirva de base para la concesión de la licencia de obra.

Obra menor
Ejemplo de obra menor. Reparación de cubierta.

No existe ninguna normativa que defina de forma clara si una obra de las antes citadas es mayor o menor, por lo que son los ayuntamientos los que suelen regular esta diferencia. Así, nos podemos encontrar que una obra que se considera mayor en una localidad se considere como menor en otro municipio.

PREVENCION DE RIESGOS LABORALES EN OBRAS MENORES

El hecho de que una obra se considere menor no implica que el los riesgos asociados a la misma sean menores que en una obra mayor, por lo que se deben tomar en ambas medidas similares para prevenir los riesgos laborables implícitos a toda obra de construcción.

En todas las obras, ya sean mayores como menores, las actuaciones de prevención de los riesgos laborales deben partir del promotor de la obra. El promotor es la persona física o jurídica por cuenta de la cual se ejecuta la obra. Por ejemplo, el promotor de la obra puede ser:

  • Un particular.
  • Una comunidad de propietarios.
  • Una empresa.
  • Una administración pública.
  • Cualquier otro tipo de persona jurídica.

El promotor puede ejecutar la obra con trabajadores a su cargo, en cuyo caso tendría la condición de promotor-contratista, o bien puede contratar a una empresa de construcción para ejecutar la totalidad o parte de los trabajos. Este empresa de construcción recibe el nombre de contratista.

El contratista, a su vez, puede subcontratar parte de los trabajos a otras empresas o trabajadores autónomos, los cuales reciben la denominación de subcontratistas.

Esta concurrencia de diferentes empresas en la obra es lo que provoca la necesidad de que el promotor de la misma designe a un coordinador de seguridad y salud para la fase de ejecución de la obra.

Por tanto, la necesidad de un coordinador de seguridad y salud viene determinada por este criterio de concurrencia de varias empresas, y no por el volumen o complejidad de la obra.

EL COORDINADOR DE SEGURIDAD Y SALUD

El CSS debe ser un técnico competente, es decir, debe tener la titulación adecuada (arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero). Entre sus funciones están:

  • Coordinar a las diferentes empresas que intervengan en la obra de cara a la prevención de riesgos laborales al tomar las decisiones técnicas necesarias para planificar los trabajos y estimar la duración de los mismos.
  • Realizar el seguimiento de los trabajos para comprobar que se están adoptando las medidas preventivas acordadas.
  • Asegurarse de que las diferentes empresas aplican de forma coherente y responsable los criterios generales de prevención de riesgos laborales.
  • Organizar la coordinación entre las diferentes empresas que intervengan en la obra, o bien entre las empresas que ejecutan la obra y los usuarios del edificio en el que se ejecuta la obra.
  • Adoptar las medidas necesarias para que solo puedan acceder a la obra las personas autorizadas.

coordinador seguridad

Existe una última función del CSS que sería aprobar el Plan de Seguridad y Salud para el desarrollo de los trabajos. Sin embargo, en obras menores este Plan de Seguridad y Salud no existe, ya que es un documento que solo debe redactarse como desarrollo del Estudio de Seguridad y Salud, que a su vez es uno de los documentos que forman parte del proyecto. Y como ya hemos dicho que en las obras menores no hay proyecto, por lo tanto no hay ni Estudio ni Plan de Seguridad y Salud.

En obras mayores, el PSS y su correspondiente aprobación deben adjuntarse a la comunicación de apertura del centro de trabajo que debe realizar el contratista de forma previa a ejecutar la obra.

En el caso de las obras menores, al no haber PSS, se debe presentar una evaluación de riesgos, que debe estar adaptada a las características concretas de la obra. No es necesario que el Coordinador de Seguridad apruebe formalmente esta evaluación para poder realizar la apertura del centro de trabajo, pero sí que debe verificar que ésta exista y que sea acorde a la obra que se va a ejecutar.

La evaluación de riesgos formará parte del denominado “Documento de gestión preventiva de la obra”, donde además puede incluirse cualquier otro tipo de documentación relacionada con la planificación de la obra a ejecutar y su correspondiente prevención de riesgos laborales.

Una vez ejecutados todos estos trámites, puede iniciarse la obra. El coordinador deberá visitar de forma periódica la obra para realizar sus funciones, así como realizar reuniones con las empresas que ejecutan los trabajos para verificar que no se presenta ninguna dificultad. En caso de que se produzcan cambios en la manera de ejecutar los trabajos, estos deberán documentarse y en su caso modificar la evaluación de riesgos si estos no estuvieran contemplados en la inicial.

Al no existir libro de incidencias, las actuaciones del CSS deben quedar reflejadas en actas de visitas o reuniones redactadas al efecto, copia de las cuales deben ser proporcionadas al contratista.

SERVICIOS DE COORDINADOR DE SEGURIDAD Y SALUD

Ofrecemos a las personas interesadas nuestros servicios para desarrollar la función de coordinador de seguridad y salud. Poseemos la titulación como técnicos competentes, formación específica como CSS en obras de construcción, y más de 15 años de experiencia profesional desarrollando estas funciones.

¿QUIERES CONSULTARNOS ALGO?

  • Si deseas aclarar o comentar cualquier aspecto del artículo anterior, puedes usar la sección de comentarios del blog.
  • Si deseas realizarnos una consulta sobre un caso concreto, puedes usar nuestro servicio de consultoría on-line.
  • Si piensas que podemos trabajar junto, contacta con nosotros para explicarnos tus necesidades y solicitar un presupuesto.