Certificado Energetico

Una inquietud creciente entre los autopromotores es conseguir que la climatización de la vivienda que piensan construir no suponga un gasto desorbitado. Es lo que se suele denominar “que la casa esté bien aislada”. Sin embargo, la forma de conseguir una buena eficiencia energética implica muchas más decisiones que aumentar el espesor del aislamiento.

Para ello deberemos intentar conseguir un correcto diseño desde el punto de vista energético, así como de implementar una serie de medidas que consigan que la casa no gaste energía en exceso. Es decir, el objetivo es conseguir que la vivienda no demande un aporte excesivo de energía para conseguir en su interior una temperatura de confort.

En el siguiente artículo vamos a repasar cuales serían esas estrategias “pasivas” que nos permiten disminuir la demanda de energía de nuestra vivienda. Entre las principales podemos encontrar:

  • Orientación del edificio.

  • Compacidad.

  • Protección solar.

  • Ventilación natural.

  • Control de infiltraciones.
  • Aislamiento térmico.

  • Inercia térmica.

ORIENTACIÓN DEL EDIFICIO

La mejor orientación del edificio es el sur (hemisferio norte), para maximizar las ganancias solares del edificio en invierno. En verano, esta orientación supone una protección ideal contra la radiación solar.

De esta manera, intentaremos orientar nuestra vivienda de forma que la mayoría de los huecos se abran en las fachadas orientadas al sur. Así conseguimos que la entrada de los rayos del sol en invierno nos ayude a calentar de forma gratuita nuestra vivienda. En verano, deberemos buscar las estrategias de protección adecuadas para protegernos de la incidencia de los rayos solares. Esto lo podremos conseguir con voladizos, terrazas, aleros, y protecciones exteriores de cualquier tipo.

No siempre es fácil conseguir de forma perfecta esta orientación en el edificio, ya que la forma y pendiente de la parcela suele condicionarlo. Sin embargo, nuestro objetivo debe ser siempre conseguir que el mayor número de ventanas de la vivienda

COMPACIDAD

Nos referimos a que el edificio tenga un diseño de formas “puras”, evitando retranqueos, entrantes, salientes y todo tipo de fragmentaciones volumétricas. Esto es debido a que, a igualdad de volumen interior de la vivienda, la superficie de cerramiento exterior es mayor cuanto más fragmentada es la forma de la vivienda. Y a mayor cantidad de superficie de cerramiento, más elevadas son las pérdidas térmicas.

PROTECCIONES SOLARES

Ya hemos hablado de ellas en el apartado correspondiente a la orientación del edificio. Su objetivo es reducir la cantidad de energía procedente de los rayos solares que entra en nuestra vivienda en condiciones de verano, sin que supongan un obstáculo para que esta energía entre en condiciones de invierno.

Las protecciones solares pueden ser:

  • Fijas, lo que sería todo tipo de aleros, voladizos, viseras, celosías, etc…su característica fundamental es que no permiten la manipulación del usuario. Para que resulte eficiente,debe colocarse en horizontal cuando la inclinación de la radiación solar es alta, y en vertical cuando el sol incide con ángulos bajos (en las orientaciones este y oeste).

  • Móvil, es aquella que puede ser manipulada por el usuario y, por lo tanto, colocada o retirada cuando la situación así lo aconseje. Sería todo tipo de persianas, toldos, mallorquinas, etc…Para que sea efectiva, debe estar colocada por el exterior del cerramiento.

toldo
Proteccion solar movil
proteccion solar
Protección solar fija

VENTILACION NATURAL

Como regla general, debe buscarse que el edificio tenga posibilidad de establecer una ventilación cruzada entre fachadas opuestas. Esta ventilación cruzada puede ser una estrategia efectiva de enfriamiento de la vivienda en verano, pero solo debe usarse cuando la temperatura exterior sea inferior a la temperatura interior de la vivienda. De nada serviría abrir las ventanas para ventilar si la temperatura exterior es de 35º C.

Esta renovación continua de aire puede suponer un aumento de las demandas energéticas de la vivienda tanto en verano como en invierno, por lo que puede ser recomendable la instalación de un recuperador de calor en el sistema de ventilación.

ventilacion cruzada
Ventilación cruzada

INFILTRACIONES DE AIRE

Es un tema hasta ahora prácticamente olvidado por la normativa actual, y un gran desconocido tanto para los autopromotores como para muchos técnicos. Se trata de las pérdidas, o ganancias, térmicas que puede tener una vivienda a través del aire que se filtra de forma no controlada desde el exterior, a través de pequeñas juntas, grietas, etc…existentes en el cerramiento.

Para controlar estas infiltraciones hace falta una estrategia específica, existiendo muchos materiales en el mercado pensados específicamente para sellar herméticamente la vivienda. El control de las infiltraciones de aie se realiza con un test «blower door».

blower door
Test blower door

INERCIA TERMICA

La inercia térmica es un gestor energético. Se puede definir como la cantidad de energía (calor) que es capaz de almacenar un elemento constructivo que forme parte del cerramiento.

Es lo que se denomina “efecto cueva”, o la sensación que tenemos al entrar en una casa antigua con muros de cerramiento de gran espesor.

Estos muros actuarían como acumuladores térmicos que almacenan el calor que reciben durante el día y posteriormente lo sueltan durante la noche, de forma que la temperatura interior de la vivienda se mantiene constante tanto durante el día como durante la noche.

AISLAMIENTO TERMICO

Y llegamos al meollo de los cuestión. Por supuesto que un correcto aislamiento térmico de la vivienda es importante. Para ello debemos aislar todos los elementos del cerramiento de la vivienda: fachadas, cubiertas, suelos, así como aquellos elementos que la separen de locales no calefactados, como pudieran ser los garajes.

Con la normativa actual, y según las zonas climáticas, pueden ser normales espesores de aislamiento de entre 10 y 15 cm. Pensemos que hasta no hace mucho con disponer 4 cm de aislamiento nos conformábamos.

Con espesores tan altos de aislamiento, empiezan a cobrar vital importancia los llamados puntes térmicos. Para evitarlos, lo más recomendable es colocar el aislamiento térmico por el exterior de la fachada, lo que se conoce como sistema SATE. En cualquier caso, siempre habrá puentes térmicos que este sistema no podrá evitar, por lo que ahí será necesario un buen diseño constructivo para minimizarlos. Los puentes térmicos pueden localizarse en un edificio a través de las inspecciones termográficas.

sate
Aislamiento por el exterior

 

 

 

 

 

 

 

 

En cuanto a las ventanas, debemos tener en cuenta que a mayor porcentaje de superficie acristalada en el cerramiento, más elevadas serán las prestaciones térmicas que carpinterías y vidrios deberán tener, lo cual puede hacer que suba el presupuesto de la obra. Por tanto, es recomendable no abusar de la superficie acristalada.

¿QUIERES CONSULTARNOS ALGO?

  • Si deseas aclarar o comentar cualquier aspecto del artículo anterior, puedes usar la sección de comentarios del blog.
  • Si deseas realizarnos una consulta sobre un caso concreto, puedes usar nuestro servicio de consultoría on-line.
  • Si piensas que podemos trabajar juntos, contacta con nosotros para explicarnos tus necesidades y solicitar un presupuesto.