Ya hemos dicho en otras ocasiones que el agua es uno de los mayores enemigos de la correcta conservación de los edificios. Su acción va minando progresivamente la consistencia de los materiales y, si no es corregida a tiempo, puede acabar produciendo desprendimientos o males mayores.

Aquí os mostramos unas imágenes tomadas en recientes inspecciones en edificios de como la humedad puede atacar al aspecto más importante de un edificio, su estructura, aquél cuya misión es garantizar la estabilidad y solidez del edificio. Como podréis comprobar, ni hormigón, ni acero, ni madera se libran del desgaste que el agua puede producir en ellos.

ACERO

MADERA

HORMIGONComo siempre, os invitamos a usar la sección de comentarios para exponer cualquier duda que tengáis con relación al tema aquí tratado. Intentaremos responderos lo antes posible.

Madera dañada

Cuando nos encontramos con una estructura de madera dañada por la acción de agentes xilófagos (hongos de pudrición, termita, carcoma, etc...) debemos poner en marcha una estrategia de actuación enfocada a un doble objetivo:

  • Eliminar las causas que han provocado la aparición de estos daños, que siempre son humedades o aportes de agua a las piezas de madera.
  • Recuperar la funcionalidad de las piezas afectadas, ya sea mediante refuerzo o tratamiento específicio.

Lo primero, en cualquier caso, es determinar la naturaleza y extensión de los daños producidos. Por lo general, esta inspección no puede hacerse extensiva a toda la madera presente por motivos evidentes de índole práctica y económica, por lo que nos deberemos centrar en el análisis de los puntos más débiles, es decir, aquellos más expuestos a la humedad. Estos suelen ubicarse normalmente en zonas cercanas a cuartos húmedos del edificio (baños, cocinas), ya que las fugas de las conducciones existentes en estas habitaciones suelen ser las que provocan las condiciones de humedad necesarias para la aparición del ataque. Otro punto singular que deberemos analizar es el apoyo de las viguetas en los muros en contacto con el exterior, ya que el mismo proceso puede desencadenarse por la aportación de agua de lluvia filtrada al interior del muro por juntas constructivas deterioradas o mal ejecutadas. La realización de este análisis implicará, evidentemente, la realización de calas en techos, suelos y muros para dejar a la vista los elementos de madera dañados.

Una vez determinadas las causas que han provocado el ataque, lo primero que hay que hacer, lógicamente, es eliminarlas, para cortar el aporte de humedad que está produciendo los daños. Esto puede implicar obras de reparación de conducciones de fontanería, saneamiento o calefacción, reparación de cubiertas, de cornisas o encuentros varios con la fachada.

Una vez detendio el aporte de agua, debemos evaluar el estado de los elementos dañados para determinar si vamos a acometer una actuación de refuerzo, sustitución o un tratamiento curativo o preventivo de la madera. En estos casos la casuística es muy variada y hay amplia bibliografía existente al respecto. En cualquier caso, es fundamental que la decisión sea adoptada por un técnico experto en rehabilitación y que sepa diseñar la solución más correcta para cada caso concreto.

Como siempre, os invitamos a usar la sección de comentarios para exponer cualquier duda que tengáis con relación al tema aquí tratado. Intentaremos responderos lo antes posible.

Si este artículo te ha gustado, te pueden interesar:

Cuando un propietario particular, o una Comunidad de Propietarios, tiene que encargar a un técnico la redacción de un Proyecto, muchas veces no sabe exactamente lo que está encargando, cosa natural si no tiene conocimientos específicos en la materia. El presente artículo pretende mostrar una líneas generales acerca de lo qué es un Proyecto Técnico, con el objeto de ayudar a dichos promotres no profesionales de obras a tomar mejor su decisión.

¿QUÉ ES UN PROYECTO TÉCNICO?

Se trata de un complejo documento en el que se definen todas y cada una de las unidades de obra que se pretenden ejecutar, tanto gráficamente (en los planos) como por escrito.

Un Proyecto Técnico consta fundamentalmente de 5 partes diferenciadas:

  • Memoria, en la que describen y justifican por escrito las obras a realizar.
  • Pliego de Condiciones, en el que se describe como se deben ejecutar las distintas partidas y qué características deben tener los materiales a emplear.
  • Mediciones y Presupuesto, en el que se describe y mide partida por partida toda la obra a ejecutar. Es el documento al que hay que prestar más atención, ya que suele ser el más conflictivo durante el transcurso de la obra.
  • Planos, se describen gráficamente las obras a realizar, tanto en forma de planos generales como de detalle.
  • Estudio de Seguridad y Salud, en el que se identifican los riesgos que la obra puede generar para los trabajadores y las medidas de seguridad a adoptar.

Para que tenga validez, el proyecto debe ir firmado por el técnico que lo redacta y visado por el Colegio Profesional correspondiente.

¿PARA QUÉ SIRVE UN PROYECTO TÉCNICO?

  • En primer lugar, al promotor de la obra le sirve para definirla con exactitud, poder explicar la obra a un tercero, y tener una estimación del coste de la misma.
  • Al acotar el ámbito de la obra con exactitud, conseguimos que todas las empresas constructoras llamadas a licitar presenten sus presupuestos sobre una misma base. Así, conseguiremos que todos los presupuestos que recibamos resulten comparables directamente.
  • También conseguimos reducir el margen de incertidumbre que generan las obras, evitando así sorpresas durante el transcurso de las mismas.
  • Un Proyecto Técnico es el documento que sirve de base para la concesión de una licencia urbanística de obras, en los casos en que sea legalmente exigible: actuaciones en edificios protegidos, obras de carácter estructural, modificaciones de fachada, ampliaciones, demoliciones, etc...
  • Por último, pero no menos importante, el Proyecto Técnico es el documento que sirve de base para la realización de la Dirección Facultativa de la obra, que es recomendable que la realice el mismo técnico que redactó el proyecto, aunque no es obligatorio.

Como siempre, os invitamos a usar la sección de comentarios para exponer cualquier duda que tengáis con relación al tema aquí tratado. Intentaremos responderos lo antes posible.

El Ayuntamiento de Madrid ha elaborado la web MonumentaMadrid, la cual consiste en un completo inventario de todos los monumentos y edificios históricos existentes en Madrid.

Los monumentos son fácilmente localizables mediante un buscador por calles o a través del propio mapa, y se incluye una completa ficha descriptiva de cada con los datos de construcción, intervenciones posteriores, fotos, catalogación, bibliografía.

Una iniciativa interesante que os animamos a visitar.