Proyecto de Rehabilitación de Edificios

Cuando un propietario particular, o una Comunidad de Propietarios, tiene que encargar a un técnico la redacción de un Proyecto, muchas veces no sabe exactamente lo que está encargando, cosa natural si no tiene conocimientos específicos en la materia. El presente artículo pretende mostrar una líneas generales acerca de lo qué es un Proyecto Técnico, con el objeto de ayudar a dichos promotres no profesionales de obras a tomar mejor su decisión.

¿QUÉ ES UN PROYECTO TÉCNICO?

Se trata de un complejo documento en el que se definen todas y cada una de las unidades de obra que se pretenden ejecutar, tanto gráficamente (en los planos) como por escrito.

Un Proyecto Técnico consta fundamentalmente de 5 partes diferenciadas:

  • Memoria, en la que describen y justifican por escrito las obras a realizar.
  • Pliego de Condiciones, en el que se describe como se deben ejecutar las distintas partidas y qué características deben tener los materiales a emplear.
  • Mediciones y Presupuesto, en el que se describe y mide partida por partida toda la obra a ejecutar. Es el documento al que hay que prestar más atención, ya que suele ser el más conflictivo durante el transcurso de la obra.
  • Planos, se describen gráficamente las obras a realizar, tanto en forma de planos generales como de detalle.
  • Estudio de Seguridad y Salud, en el que se identifican los riesgos que la obra puede generar para los trabajadores y las medidas de seguridad a adoptar.

Para que tenga validez, el proyecto debe ir firmado por el técnico que lo redacta y visado por el Colegio Profesional correspondiente.

¿PARA QUÉ SIRVE UN PROYECTO TÉCNICO?

  • En primer lugar, al promotor de la obra le sirve para definirla con exactitud, poder explicar la obra a un tercero, y tener una estimación del coste de la misma.
  • Al acotar el ámbito de la obra con exactitud, conseguimos que todas las empresas constructoras llamadas a licitar presenten sus presupuestos sobre una misma base. Así, conseguiremos que todos los presupuestos que recibamos resulten comparables directamente.
  • También conseguimos reducir el margen de incertidumbre que generan las obras, evitando así sorpresas durante el transcurso de las mismas.
  • Un Proyecto Técnico es el documento que sirve de base para la concesión de una licencia urbanística de obras, en los casos en que sea legalmente exigible: actuaciones en edificios protegidos, obras de carácter estructural, modificaciones de fachada, ampliaciones, demoliciones, etc…
  • Por último, pero no menos importante, el Proyecto Técnico es el documento que sirve de base para la realización de la Dirección Facultativa de la obra, que es recomendable que la realice el mismo técnico que redactó el proyecto, aunque no es obligatorio.

Como siempre, os invitamos a usar la sección de comentarios para exponer cualquier duda que tengáis con relación al tema aquí tratado. Intentaremos responderos lo antes posible.

Monumentos y Edificios históricos de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha elaborado la web MonumentaMadrid, la cual consiste en un completo inventario de todos los monumentos y edificios históricos existentes en Madrid.

Los monumentos son fácilmente localizables mediante un buscador por calles o a través del propio mapa, y se incluye una completa ficha descriptiva de cada con los datos de construcción, intervenciones posteriores, fotos, catalogación, bibliografía.

Una iniciativa interesante que os animamos a visitar.

Catálogo de Soluciones Constructivas en Rehabilitación

La Consejeria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente de la Generalidad Valenciana ha aprobado el Catálogo de Soluciones Constructivas de Rehabilitación como documento reconocido para la calidad en la edificación. Este catálogo ha sido elaborado por el Instituto Valenciano de la Edificación (IVE) para facilitar a los profesionales las mejores técnicas que permitan reducir el consumo de energía en los edificios en rehabilitación.

Este manual propone a técnicos y usuarios las soluciones más eficientes, desde el punto de vista constructivo y económico, para mejorar el aislamiento y comportamiento térmico del edificio que vaya a someterse a una rehabilitación. A través de este tipo de manuales de apoyo a los profesionales, la Conselleria de Infraestructuras está impulsando la mejora de la documentación técnica y la información que se presta al sector, con el fin de facilitar su trabajo y promover una edificación sostenible y de calidad en la Comunidad Valenciana.

El Catálogo de Soluciones Constructivas de Rehabilitación recoge un amplio abanico de las tipologías de elementos constructivos que componen la envolvente térmica del parque edificatorio español, desde 1940 hasta 1980. Una vez identificadas las tipologías, se proponen las diferentes soluciones para mejorar energéticamente el estado inicial de los distintos edificios.

El documento contiene información relativa a las prestaciones térmicas alcanzadas mediante la intervención, y ofrece criterios para la selección de cada una de las soluciones propuestas desde el punto de vista no sólo de la idoneidad técnica, sino también de la viabilidad económica, la facilidad de ejecución y la eficiencia medioambiental.

Este catálogo puede consultarse aquí.

Aplacados de fachadas problemáticos

Los aplacados de fachada en edificio de una cierta edad, ya sean piezas cerámicas o de piedra, suelan dar problemas de riesgo de desprendimiento de forma bastante generalizada. La causa más normal es que suelen estar recibidos únicamente con mortero de cemento, a veces reforzado con unas débiles varillas de acero que con el paso del tiempo suelen acabar corroídas.

Las dilataciones térmicas y la filtración de agua en el aplacado suelen acelerar el proceso, produciendo grietas, roturas, desprendimientos de dichas piezas.

En este caso traemos como ejemplo el aplcado de fachada de piedra de un edificio madrileño de tan solo 30 años de edad. En él vemos que los agrietamientos de las piezas de piedra son generalizados, con el consiguiente riesgo de caída sobre la vía pública de las piedras.

En la actualidad, los aplacados de fachada se reciben siempre, o al menos así debería hacerse, con fijaciones mecánicas, siempre en un mínimo de dos por pieza.