¿Como instalar un ascensor en mi Comunidad de Propietarios?

AscensorEn primer lugar, es necesario que la Comunidad apruebe la instalación del ascensor en la Junta.

Para la instalación de un nuevo ascensor se requiere mayoría de 3/5 (de cuota de participación y de vecinos). Si su instalación tiene por objeto la supresión de barreras arquitectónicas porque hay vecinos discapacitados, basta el acuerdo de la mayoría (en realidad doble mayoría coeficientes y propietarios, con el fin de evitar que un único propietario con un coeficiente alto pueda imponer su criterio).

Una vez aprobado, deben contactar con un técnico competente para estudiar la obra. En este estudio se verá la ubicación más idónea del ascensor, y la obra a ejecutar, considerando si va a ser necesario ejecutar refuerzos estructurales, si va a haber que abrir huecos en forjados, las condiciones de accesibilidad del edificio tras la obra, etc…Con estos datos, se redactará el Proyecto Técnico necesario para solicitar licencia en el Ayuntamiento. Si el ascensor se va a instalar en fachada, es necesario realizar además un Proyecto de Obras de Urbanización, en el que se definirán las afecciones que la obra va a causar a la acera colindante.

Una vez redactado el Proyecto, la comunidad puede solicitar diferentes presupuestos a empresas instaladoras con el fin de evaluar el coste de la instalación sobre una misma base. Este procedimiento suele abaratar los costes y elevar considerablemente la relación calidad / precio con respecto a la tradicional forma del todo incluido que suelen ofertar algunas empresas instaladoras.

Una vez decidida por la comunidad de propietarios la empresa que realizará los trabajos, solo queda esperar a la concesión de la licencia municipal y comenzar los trabajos.

Como siempre, os animamos a que expongais cualquier duda relativa a este tema en la sección de comentarios. Intentaremos darle respuesta lo antes posible.

Google+

Ascensores en fachadas

11.02.2011

Publicado por Ayuntamiento de Madrid

Bajar a la calle o subir a casa ha dejado de ser una difícil tarea para las más de 2.200 familias que han instalado ascensores en las fachadas de sus edificios situándolos sobre suelo público, gracias a la normativa puesta en marcha hace dos años por el Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda. Su objetivo era avanzar en la revitalización de la ciudad, eliminando barreras arquitectónicas en edificios antiguos para incrementar la movilidad y la calidad de vida de sus residentes. Hasta ahora se han tramitado 277 solicitudes de instalación de este tipo de ascensores, especialmente en los distritos de Moratalaz, Ciudad Lineal, Moncloa-Aravaca y Puente de Vallecas.

Para convertir en realidad esta iniciativa fue necesario, primero, efectuar la modificación de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana,  elaborándose después una Instrucción de desarrollo en noviembre de 2008, con el objetivo de facilitar su aplicación.

Se trata de una medida que se puede aplicar cuando no exista otra posibilidad técnica para la colocación del ascensor en el interior del edificio. Permite la ocupación del espacio público necesario para instalar, adosada a la fachada, la “torre ascensor” en edificios con tipología de bloque abierto, siempre y cuando la ocupación del espacio público no perjudique la accesibilidad, el tránsito o afecte a redes de infraestructuras y servicios urbanos. Además, estas “torres ascensor” no computan a efectos de edificabilidad.

La mayoría de los demandantes de este tipo de instalaciones son residentes de barrios creados en las décadas de los años 50 y 60, donde la tipología edificatoria, de bloque abierto, menor de cinco plantas, hacía imposible técnicamente la instalación de ascensores en el interior del edificio. En muchos casos, se trata de edificios habitados en gran parte por personas de edad avanzada, que ven radicalmente mejorada su movilidad y su calidad de vida con la colocación del ascensor.

Por distritos, Moratalaz y Ciudad Lineal, son los que mayor número de licencias han solicitado, con el 35,74% el primero, y 28,88% el segundo; seguidos de Moncloa-Aravaca y Puente de Vallecas. Del global de solicitudes presentadas en los 21 distritos de la ciudad, se ha aprobado la concesión de licencias en el 66,06% de los casos, están en fase de tramitación en el 30,32%, y sólo se han denegado en el 3,62%.

Concesión de ayudas
La normativa hace posible que las familias se beneficien, por un lado, de las subvenciones que otorga la Comunidad de Madrid para la instalación de ascensores y, también, de las que ofrece el Ayuntamiento a través de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo, en aquellas Áreas de Rehabilitación Integrada, en las que se estén acometiendo obras para la rehabilitación completa.

En este último caso, se contempla una actuación preferente para la instalación de ascensores en los edificios residenciales que carecen de él. Esta actuación, tiene que ir ineludiblemente unida a las obras de rehabilitación integral del edificio, en cuyo caso se conceden subvenciones que alcanzan hasta el 75% del presupuesto protegido, con un límite máximo de 21.000 euros por vivienda, salvo en el caso de San Cristóbal, donde el límite se eleva hasta los 24.890 euros por vivienda.

Fruto de estas ayudas municipales y a raíz de la implantación de la instrucción, en el Área de Rehabilitación de Ciudad de los Ángeles se ha llevado a cabo la instalación de 4 ascensores y se encuentran en fase de proyecto u obras otros 53.

Ventanilla única
Para solventar todas las dudas que pudieran surgir en la gestión y tramitación de estos expedientes, el Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda, a través de la Secretaría Permanente, encargada de coordinar a todos aquellos organismos con competencias en materia de licencias urbanísticas, mantiene operativo un servicio de Ventanilla Única a través del cual se emiten los informes de viabilidad para la implantación de ascensores en fachada.

Asimismo, a través de dicha ventanilla se están planteando soluciones uniformes para todos aquellos bloques de edificios de vivienda de idéntica tipología que soliciten “torres de ascensor” con un doble objetivo: de un lado, proponer tipologías únicas que mejoren la estética de estos entornos urbanos y, de otro, agilizar el proceso en la concesión de licencias a través de una solución homogénea./