Entramado vertical madera y ladrillo

Los entramados verticales, también denominados telares, se emplean fundamentalmente para cumplir dos funciones estructurales: transmisión de las cargas verticales procedentes de los entramados horizontales o crujías superiores y resistencia al abatimiento de las líneas de carga, a las que sirve de diafragma, frente a la aplicación de empujes laterales o desestabilización de su base de sustentación. Ambas funciones se pueden simultanean cuando el entramado vertical se interpone entre dos crujías de direcciones perpendiculares.

El entramado de muro permite reducir la sección de muros de carga y diafragma. La resistencia se transmite de los forjados a las carreras, y de éstas a los pies derechos. El cuajado de fábrica forma cuarteles que permiten utilizar reducidas escuadrías de madera. Si estas escuadrías se adoptaran en pórticos exentos frente a las mismas solicitaciones, experimentarían pandeos y flechas por razón de su luz y su esbeltez.

El cuajado de fábrica aporta rigidez al conjunto frente a las acciones de fuerzas verticales y horizontales, pero, en modo alguno, está destinado a soportar directamente las cargas por degradación o ausencia de la armadura leñosa del entramado.

El reducido espesor que pueden adoptar los elementos de diafragma en comparación con el correspondiente de las divisiones verticales en lo edificios antiguos puede prestarse a confusión al identificarlos con lo que actualmente se denominan tabiques.

Como siempre, os animamos a que expongais cualquier duda relativa a este tema en la sección de comentarios. Intentaremos darle respuesta lo antes posible.

Google+

Inyeccion poliuretano en camara de aireMuchos edificios construidos en los años 60 ó 70 carecen de ningún tipo de aislamiento térmico en el interior de sus cámaras de fachada. Una opción viable para mejorar su aislamiento térmico es rellenar esta cámara con espuma de poliuretano. Esta opción tiene la ventaja de que no altera la configuración de la fachada exterior, no precisa costosos medios auxiliares y no hace perder espacio en el interior de los edificios. Sin embargo, tiene la desventaja de que su aplicación es complicada y no es posible asegurar la efectividad del sistema, ya que en el interior de la cámara puede haber canalizaciones o cualquier obstáculo que impida su correcto relleno.

Para ejecutarlo, las inyecciones se realizarán a través de taladros espaciados, como máximo 50 cm entre sí, sin que se sitúen sobre la misma línea. La inyección debe comenzar por los taladros situados en la parte inferior, llenando la cámara de abajo a arriba lentamente ya que el material específico para estos casos, de baja densidad (12 kg/m3 en expansión libre) y con un periodo de espumación lento, debe saturar el volumen de la cámara sin crear tensiones excesivas en las fábricas colaterales ya que éstas se pueden llegar a fisurar.

Como siempre, os animamos a que expongais cualquier duda relativa a este tema en la sección de comentarios. Intentaremos darle respuesta lo antes posible.

Si este enlace te ha interesado, te puede interesar también:

Nuestros clientes muchas veces veces tienen dudas a la hora de elegir el tipo de material para los marcos de las nuevas ventanas que piensa instalar en su vivienda. A continuación vamos a ofrecer una breve exposición de sus características desde un punto de vista de comportamiento térmico. ...continúa leyendo "Elección de marcos para ventanas con criterios de aislamiento térmico"

En un artículo anterior, comentamos el sistema de aislamiento térmico por el exterior de los edificios. A continuación vamos a comentar los sitemas existentes para actuar por el interior de la fachada del edificio, detallando sus ventajas e inconvenientes, así como la manera de proceder para ejecutarlos. ...continúa leyendo "Mejorar el aislamiento térmico de los edificios por el interior"