2

demolicion tabique

Muchas veces nuestros clientes nos plantean dudas acerca de la posibilidad de tirar un determinado tabique en un edificio antiguo, construido a base de muros de carga.

Como criterios iniciales a la hora de tomar esta decisión, en primer lugar, debemos diferenciar lo que es un tabique de lo que es un muro de carga. Como regla general, debemos pensar que estos últimos deben tener al menos 20 cm de espesor. Los muros de carga no se deben alterar jamás sin la supervisión de un técnico competente (arquitecto o arquitecto técnico). Al respecto, se puede consultar este otro artículo.

Si el espesor del elemento que pretendemos derribar es menor de los 20 cm citados, nos encontramos probablemente ante un tabique de distribución, en principio sin funciones estructurales, que puede ser derribado si es necesario.Esto dicho con las debidas precauciones, ya que siempre hay que comprobar que no haya ningún otro elemento constructivo cargando sobre el mismo.

Sin embargo, es habitual que en edificios antiguos, sobre todo en los que tienen forjados de madera, estos tabiques hayan entrado en carga a causa de la flexión de los forjados. Si esto es así, su derribo sí que podría acarrear la aparición de fisuras en el piso superior, o incluso comprometer la seguridad del forjado en cuestión si éste se encontrara dañado por la acción de la humedad o de los insectos xilófagos.

Para evitarlo, puede ser recomendable proceder al refuerzo del forjado superior de forma previa a la demolición del tabique.

Como siempre, os animamos a que expongais cualquier duda relativa a este tema en la sección de comentarios. Intentaremos darle respuesta lo antes posible.

 

IMG_7557

Las fachadas de los edificios presentan una serie de puntos conflictivos que son los que presentan en una abrumadora mayoría de los casos problemas de filtración de humedad. En este artículo vamos a ver cuales son estos puntos que suelen causar problemas, así como las precauciones que debemos tener en cuenta para evitarlos. ...continúa leyendo "Puntos débiles de fachadas frente a la humedad"

Micropilotes para recalce de cimentacionesUn micropilote es un pilote de diámetro pequeño, entre 75 y 300 mm, perforado "in situ" verticalmente o con ligeras inclinaciones. Básciamente, está constituido por una armadura de acero que se aloja en un taladro rellenado con mortero o con lechada de cemento.

Su principal aplicación es el refuerzo o recalce de cimentaciones existentes, aunque también se pueden emplear en obra nueva o para ejecutar pantallas de contención.

Los micropilotes se pueden ejecutar en espacios muy reducidos, atravesando cimentaciones existentes de cualquier material y reduciendo al mínimo las alteraciones ocasionadas a éstas y al terreno sobre el que descansan

Madera atacada por humedadCuando una viga de madera está expuesta a elevados valores de humedad, normalmente por fugas en las redes de fontanería y saneamiento, y esta humedad se mantiene por mucho tiempo, se crean las condiciones favorables para la aparición de insectos y hongos que se alimentan de la madera. La acción de éstos es letal, pues acaban minado completamente la resistencia de la madera.

La fotografía ilustra un trozo de una viga de madera de un edificio del centro de Madrid, de unos 100 años de antigüedad, que pudimos arrancar con nuestras propias manos de la viga.

Su resistencia era nula, y se deshacía en polvo en las manos.

Como siempre, os animamos a que expongais cualquier duda relativa a este tema en la sección de comentarios. Intentaremos darle respuesta lo antes posible.

Si te ha interesado este artículo, te puede interesar también: