Degradación de estructuras por la humedad

Ya hemos dicho en otras ocasiones que el agua es uno de los mayores enemigos de la correcta conservación de los edificios. Su acción va minando progresivamente la consistencia de los materiales y, si no es corregida a tiempo, puede acabar produciendo desprendimientos o males mayores.

Aquí os mostramos unas imágenes tomadas en recientes inspecciones en edificios de como la humedad puede atacar al aspecto más importante de un edificio, su estructura, aquél cuya misión es garantizar la estabilidad y solidez del edificio. Como podréis comprobar, ni hormigón, ni acero, ni madera se libran del desgaste que el agua puede producir en ellos.

ACERO

MADERA

HORMIGONComo siempre, os invitamos a usar la sección de comentarios para exponer cualquier duda que tengáis con relación al tema aquí tratado. Intentaremos responderos lo antes posible.

¿Qué hacer ante una estructura de madera dañada?

Madera dañada

Cuando nos encontramos con una estructura de madera dañada por la acción de agentes xilófagos (hongos de pudrición, termita, carcoma, etc…) debemos poner en marcha una estrategia de actuación enfocada a un doble objetivo:

  • Eliminar las causas que han provocado la aparición de estos daños, que siempre son humedades o aportes de agua a las piezas de madera.
  • Recuperar la funcionalidad de las piezas afectadas, ya sea mediante refuerzo o tratamiento específicio.

Lo primero, en cualquier caso, es determinar la naturaleza y extensión de los daños producidos. Por lo general, esta inspección no puede hacerse extensiva a toda la madera presente por motivos evidentes de índole práctica y económica, por lo que nos deberemos centrar en el análisis de los puntos más débiles, es decir, aquellos más expuestos a la humedad. Estos suelen ubicarse normalmente en zonas cercanas a cuartos húmedos del edificio (baños, cocinas), ya que las fugas de las conducciones existentes en estas habitaciones suelen ser las que provocan las condiciones de humedad necesarias para la aparición del ataque. Otro punto singular que deberemos analizar es el apoyo de las viguetas en los muros en contacto con el exterior, ya que el mismo proceso puede desencadenarse por la aportación de agua de lluvia filtrada al interior del muro por juntas constructivas deterioradas o mal ejecutadas. La realización de este análisis implicará, evidentemente, la realización de calas en techos, suelos y muros para dejar a la vista los elementos de madera dañados.

Una vez determinadas las causas que han provocado el ataque, lo primero que hay que hacer, lógicamente, es eliminarlas, para cortar el aporte de humedad que está produciendo los daños. Esto puede implicar obras de reparación de conducciones de fontanería, saneamiento o calefacción, reparación de cubiertas, de cornisas o encuentros varios con la fachada.

Una vez detendio el aporte de agua, debemos evaluar el estado de los elementos dañados para determinar si vamos a acometer una actuación de refuerzo, sustitución o un tratamiento curativo o preventivo de la madera. En estos casos la casuística es muy variada y hay amplia bibliografía existente al respecto. En cualquier caso, es fundamental que la decisión sea adoptada por un técnico experto en rehabilitación y que sepa diseñar la solución más correcta para cada caso concreto.

Como siempre, os invitamos a usar la sección de comentarios para exponer cualquier duda que tengáis con relación al tema aquí tratado. Intentaremos responderos lo antes posible.

Si este artículo te ha gustado, te pueden interesar:

La humedad puede acabar con la resistencia de la madera

Madera atacada por humedadCuando una viga de madera está expuesta a elevados valores de humedad, normalmente por fugas en las redes de fontanería y saneamiento, y esta humedad se mantiene por mucho tiempo, se crean las condiciones favorables para la aparición de insectos y hongos que se alimentan de la madera. La acción de éstos es letal, pues acaban minado completamente la resistencia de la madera.

La fotografía ilustra un trozo de una viga de madera de un edificio del centro de Madrid, de unos 100 años de antigüedad, que pudimos arrancar con nuestras propias manos de la viga.

Su resistencia era nula, y se deshacía en polvo en las manos.

Como siempre, os animamos a que expongais cualquier duda relativa a este tema en la sección de comentarios. Intentaremos darle respuesta lo antes posible.

Si te ha interesado este artículo, te puede interesar también: