Las humedades son uno de los principales quebraderos de cabeza de los propietarios de las viviendas. Salen, supuestamente se reparan, y al poco tiempo vuelven a aparecer. Esto es debido a un mal diagnóstico del origen de las mismas, lo que suele conllevar a una actuación de reparación insuficiente.

Para ello, es de vital importancia contar con un profesional que inspeccione los daños, haga las pruebas pertinentes, y emita un diagnóstico certero acerca del origen de los daños, proponiendo así la solución más adecuada para solucionarlo.

Para que la solución propuesta sea realmente eficaz, es importante que el perito que emita el informe sea un profesional independiente a empresas constructoras, de reformas o fabricantes de productos, de forma que pueda emitir un dictamen objetivo y no contaminado por intereses comerciales.

En este artículo vamos a repasar brevemente los principales tipos de humedad que nos podemos encontrar en una vivienda, así como esbozar la estrategia de reparación más adecuada en cada caso.

HUMEDAD POR FILTRACIÓN DESDE CUBIERTA

Son habituales en las viviendas de la última planta de los edificios, así como en garajes, trasteros o locales situados en planta sótano.

Las cubiertas pueden fallar por diversas razones, pasando por un mal diseño, una mala ejecución, materiales inadecuados, pendiente insuficiente, puntos singulares mal resueltos, etc.

Las actuaciones de reparación pasarán siempre por actuar en la cubierta afectada, corrigiendo los problemas que presente según cada caso concreto.

Gotera cubierta

HUMEDAD DE FILTRACIÓN DESDE FACHADAS

Menos frecuentes que las anteriores, las podemos encontrar causadas normalmente por uniones constructivas deficientemente ejecutadas: juntas de dilatación mal selladas, filtración a través de ventanas, etc. o bien también es posible la penetración de humedad a través de grietas abiertas en la fachada.

Aunque es menos frecuente, según el sistema constructivo del edificio, también se podría dar el caso de que la fachada absorbiera el agua de lluvia hasta saturarse, dejando así que la humedad penetre al interior.

Como en el caso anterior, la reparación implicará la localización del punto a través del cual se están produciendo las filtraciones y tomar las medidas de reparación adecuadas a cada caso.

Humedad fachada

HUMEDAD DE FILTRACIÓN DESDE EL TERRENO

Se da en los muros de contención del sótano. Su origen está en el agua contenida en el terreno, y está causada por ausencia o insuficiente impermeabilización de los muros afectados.

La forma ideal de subsanarlo sería poder excavar alrededor del muro para impermeabilizar en la cara del mismo en contacto con el terreno, y en la instalación de un drenaje que evacue el agua.

Como esto no siempre es posible, existen morteros capaces de trabajar a favor y en contra de la presión del agua que nos permitirían impermeabilizar el muro desde el interior. Otra opción es construir una cámara bufa que oculte las filtraciones.

Puedes leer más acerca de este tipo de humedades en este enlace.

Humedad sotano

HUMEDAD DE CAPILARIDAD

El origen de esta humedad también está en el agua contenida en el terreno, solo que en esta ocasión el agua ascendería a través de los poros de cimientos, muros y soleras por falta de una adecuada impermeabilización de los mismos.

Suele manifestarse a través de manchas de humedad que afectan a los zócalos de los edificios, hasta 1 metro de altura desde el suelo aproximadamente.

Hay varias soluciones en el mercado para subsanarlas (inyecciones de resinas, morteros macroporosos, electroósmosis, etc.). Lo que no es recomendable realizar son alicatados o revestimientos de ningún tipo para ocultarlas, ya que la humedad permanecerá en el muro y posiblemente vuelva a aparecer por encima del revestimiento colocado.

capilaridad
 

HUMEDAD DE CONDENSACION

Al contrario que en los casos anteriores, el origen de esta humedad está en el interior de la vivienda. Se trata del vapor de agua producido por los habitantes de la misma que se condensa sobre los cerramientos. Para que esto suceda es necesario que la temperatura de este vapor de agua baje por debajo de la temperatura de rocío. Esto puede deberse a una falta de aislamiento térmico de la vivienda, o insuficiente calefacción de la misma.

La ventilación ayuda a resolver este problema, pues se elimina así buena parte del vapor de agua del ambiente, pero no suele ser la solución real, ya que una vivienda que no esté bien aislada o que no disponga de calefacción (o que ésta no se utilice por los usuarios de la misma) precisaría de ser ventilada cada pocas horas para que la condensación no se formase.

Puedes leer más acerca de este tipo de humedades en este enlace.

humedad condensacion

 

HUMEDAD POR ROTURA DE CONDUCCIONES

Sucede cuando hay un problema puntual en las instalaciones de fontanería y saneamiento, que provoca su rotura y la consiguiente fuga de agua. Es un problema que normalmente está cubierto por las compañías de seguros, por lo que no precisa de mayores investigaciones nada más que determinar si la instalación que se ha deteriorado es comunitaria o privativa.

¿NECESITAS UN PERITO?

Si tienes necesidad de un perito que elabore un informe con el que diagnosticar el origen de unas humedades, no dudes en contactar con nosotros.

Somos arquitectos especializados en patología de la edificación, con una permanencia de más de 15 años en el sector. Nuestros informes han servido de medio de prueba para dirimir el origen de humedades tanto en procesos judiciales como en el ámbito privado.